Por la recuperación de IMPA: Lucha, Trabajo y Cultura

Algo de historia…

Es sabido que IMPA representa mucho más que una empresa metalúrgica recuperada. Su propia historia está ligada a los intereses del pueblo. Comenzó con la confiscación a sus antiguos dueños y estatización en 1945… luego fue convertida en cooperativa durante los años sesenta, mas tarde una crisis de vaciamiento y… vuelta a ser recuperada por los trabajadores en 1998. De allí en adelante –especialmente después del 2001- se convirtió en referente político de las empresas recuperadas y en los creadores de una nueva forma de lucha: la autogestión obrera de fábricas sin patrón.

Los trabajadores de IMPA fueron punta de lanza –aportando algo más que voluntad y convicciones- para la recuperación y afianzamiento de tomas de empresas abandonadas por sus empresarios tales como el Hotel Bauen, Chilavert, Maderera Córdoba, Clínica Fénix, entre otras. También –y es bueno recordarlo- allí nació como coordinación general de este proceso el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER).

IMPA fue también la primera fábrica con un verdadero proyecto social, con un centro de salud (perteneciente a un hospital público) y un centro cultural (La Fábrica Ciudad Cultural) por el que desfilaron centenares de manifestaciones artísticas vinculadas al cine, al teatro y a múltiples actividades plásticas, que la convirtieron, en poco tiempo, en un ámbito de referencia en el plano cultural. Su consigna: Lucha, Trabajo y Cultura fue imitada por numerosas organizaciones sociales, provocando la atención de la mayoría de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Así como IMPA fue precursora de la creación de una nueva forma de acción colectiva de los trabajadores, también lo fue en la irrupción de nuevas estrategias de organización y lucha en el campo de la educación: los bachilleratos  populares. Junto a la Cooperativa de Educadores Populares (CEIP), fue creado en el 2003 el primer bachillerato popular para jóvenes y adultos en una empresa recuperada –el primero surgió en una organización social en 1998- con la finalidad de impulsar  escuelas de educación popular (con acreditación de títulos) en y con movimientos sociales, y como parte de un dinámico proceso de debate acerca de la reinvencion del poder popular, la autogestión organizada y  la posibilidad de articulación de escuelas de jóvenes y adultos con múltiples organizaciones sociales. Actualmente, docentes –provenientes de universidades públicas y profesorados- , estudiantes y graduados de  bachilleratos populares junto a  trabajadores de empresas recuperadas y organizaciones territoriales interpelan a la educación, al trabajo, al patrón, a los medios de comunicación y a la cultura.

El Bachillerato IMPA fue el primer Bachillerato Popular reconocido por el estado, abrió el campo para que luego de una lucha (movilizaciones, petitorios, escraches, etc) que demandó casi cuatro años se obtuviera una conquista inédita en el terreno educativo: el reconocimiento a principios del 2008 de 16 bachilleratos populares creados en empresas recuperadas y organizaciones territoriales en Capital y Provincia de Buenos Aires…

También fue IMPA el primer bachillerato popular que obtuvo becas para los estudiantes de estas escuelas de jóvenes y adultos en el 2004. Precisamente fue el 27 de octubre de ese año que trabajadores de fábrica, docentes y estudiantes salieron a las calles –cortando la Av. Rivadavia- para reclamar el reconocimiento de la escuela y becas para los estudiantes. Esa conquista posibilitó que al poco tiempo estas becas se hicieran extensivas a todos los estudiantes de los bachilleratos populares de Capital Federal, contando con ese logro hasta la fecha.

El conjunto de este proceso expresa un escenario dinámico y de lucha de trabajadores autogestionados construyendo nuevos significados en  aquellos espacios como la fabrica  que les daban identidad colectiva, resignificando nuevos  territorios de producción social  insubordinada en tanto  trabajadores sin patrón, centros culturales comprometidos socialmente y bachilleratos populares que de conjunto recrean una nueva concepción de lo público y de la autogestión.

 

La situación actual de IMPA

Hoy muchos se preguntan por qué otras empresas recuperadas funcionan productivamente, e Impa no, a pesar de todos los logros citados…por que otras recuperadas tienen pocos conflictos y en Impa son recurrentes, sobre todo desde el 2005… ¿Por qué?

Porque IMPA, o mejor dicho, muchos de los compañeros trabajadores, docentes, artistas y estudiantes de IMPA no se callaron cuando otros esperaban prebendas y favores a cambio del silencio, complicidad o simplemente brindaban apoyo a políticas públicas para el sector que, en definitiva, nunca llegaban.

Porque cuando muchos creían que la salida productiva para las recuperadas era convertirse en buenos y obedientes empresarios (Pymes), los trabajadores de IMPA denunciaron la continuidad del modelo y reclamaron que con este sistema las políticas para el sector y la redistribución no llegaría nunca a los trabajadores…

Estas actitudes explican también que sus dirigentes más reconocidos fueran demonizados, perseguidos e incluso judicializados, con técnicas recurrentemente utilizadas en los últimos años para desprestigiar a militantes sociales.

El castigo final se tradujo en la negativa para el otorgamiento de subsidios para IMPA, pero en cambio sí numerosas inspecciones, clausuras de fábrica, clausura del bachillerato popular (al tiempo debió continuar con sus tareas en una facultad de la zona), sanciones, y sobre todo dividir el frente interno de la fábrica con políticas oportunistas y de cooptación de organizaciones sociales…es una “nueva etapa” decían los flamantes referentes, mientras creaban dóciles organizaciones y aislaban a los rebeldes.

De este modo se logró ahogar financieramente a IMPA y se apostó a que la crisis generase enfrentamientos entre sus trabajadores… parecía la formula del éxito. Del resto (denuncias, pagos de sobornos, desprestigios, etc) se ocupaban otros…los que saben del tema…

 

Reorganización, desalojo y represión

Desde el año pasado, bajo la gestión político-productiva que fuera fundadora de IMPA como empresa precursora de las recuperadas, se vienen desarrollando acciones en pos de resolver la situación financiera de la empresa, panorama en algunos aspectos similar a muchas empresas recuperadas que luego de más de seis años se encuentran bajo condiciones de precariedad ante la falta de una Ley nacional de expropiación y de financiamiento para la producción. Al mismo tiempo, esta misma gestión, se encontraba en un activo proceso de reorganización gremial del sector que -junto a la Asociación de Nacional de Trabajadores Autogestionados (ANTA) de la CTA, a empresas recuperadas provenientes del MNER, a la Cooperativa de Educadores (CEIP) fundadora de los primeros bachilleratos populares, y a otras cooperativas independientes- culminó en diciembre del año pasado con la creación de la Coordinadora Nacional de Trabajadores Autogestionados (CONTA), convocando a la unidad y la lucha de los trabajadores autogestionados. En su última reunión se realizó, precisamente, una convocatoria a un acto público en las puertas de la fábrica para celebrar el 1 de mayo, día de los trabajadores…

Es precisamente en este escenario económico y político de la fábrica IMPA cuando se produce un nuevo embate, expresado en el pedido de quiebra y la represión a los trabajadores.

El desalojo se produjo luego de que dos de sus acreedores se presentaran en el juzgado para pedir la quiebra y remate de la fábrica. Tras un primer intento resistido por los trabajadores y cuando aún se encontraban en conversaciones con el Juez, la policía asalto la fábrica y la desalojó.

Rápidamente el conjunto de los trabajadores de IMPA y numerosas organizaciones sociales, encabezadas por la ANTA-CTA y la CEIP se dieron cita en las puertas de la fábrica, reclamando el retiro de la policía y la entrega de la fabrica a los compañeros. Mientras un grupo de trabajadores se encontraban reunidos con el Juez, la policía comenzó un fuerte operativo de represión, que apoyado por camiones hidrantes y la infantería persiguió por varias cuadras, desatando una salvaje represión que terminó con un saldo de dieciséis trabajadores detenidos y dos heridos…

 

Una lucha que continúa…

Hoy la fábrica sigue sitiada por las fuerzas represoras de la policía y la anuencia de la justicia y los políticos de turno…todos miran a un lado y hablan de la necesidad de cumplir los circuitos legales y resolver problemas financieros históricos… La política publica no aparece y cuesta creer que lo haga… ¿Un estado que admite que subsidia en millones de pesos a grandes corporaciones rurales, a grupos empresarias monopolicos como la metalúrgica Aluar, o que da cuenta de la injusticia de la política impositiva, y a la vez hace caso omiso a la pérdida de trabajo de más de noventa familias de trabajadores, y permite la represión a trabajadores que reclaman porque les arrebataron su fuente de trabajo…puede considerarse popular?…”Lo que están haciendo es una aberración contra la gente que quiere trabajar. Si vivimos en una democracia, en un país donde existe la justicia, esto no puede suceder…” afirmo el líder de la conducción de la CTA Nacional en una conferencia de prensa realizada con los trabajadores de IMPA y en apoyo a esta lucha.

No puede ser pero es…y al parecer al conjunto de trabajadores no nos queda más que continuar con la lucha organizada y la denuncia de los responsables de semejante ignominia…

De este modo, y luego de una convocatoria multitudinaria –que generó innumerables apoyos de organizaciones sociales, entidades defensoras de los derechos humanos y partidos políticos- el viernes pasado los trabajadores nucleados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores Autogestionados (CONTA) acordaron realizar una nueva y masiva concentración en las puertas de la fábrica. La CEIP, por su parte y en coordinación con el conjunto de los bachilleratos populares convoca a la realización de festivales musicales, clases públicas y cortes de avenidas para la difusión del conflicto y establecer como consigna de lucha para la próxima movilización: ¡IMPA ES DE LOS TRABAJADORES!

 

¡ÚLTIMA NOTICIA: IMPA RECUPERADA!

El martes 22 de abril mientras los Bachilleratos Populares y trabajadores de IMPA realizaban una nutrida clase pública en la Av. Rivadavia, a metros de la fábrica, por orden judicial se decidió retirar las vallas y la presencia de las fuerzas policiales apostados allí desde el martes 15 a la noche. Esta situación, posibilitó que por decisión de los compañeros se recuperara nuevamente la fábrica.
La presión de la movilización popular expresada en organizaciones de empresas recuperadas, del ANTA-CTA, de la Cooperativa de Educadores (CEIP), junto al apoyo de los bachilleratos populares y numerosas organizaciones sociales posibilitó que IMPA vuelva nuevamente a manos de sus verdaderos dueños: los trabajadores.

¡AHORA SI, RECUPEREMOS DEFINITIVAMENTE A IMPA PARA LOS TRABAJADORES!
¡REPUDIAMOS LA REPRESION A LOS TRABAJADORES DE IMPA!
¡LUCHA TRABAJO Y CULTURA!
EL PROXIMO MIERCOLES 23 DE ABRIL A LAS 15Hs TODOS A IMPA

COOPERATIVA DE EDUCADORES E INVESTIGADORES POPULARES

(CEIP)

FacebookTwitterWhatsAppCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *