Conversatorios

Quinto encuentro: Educación Popular

Adriana Puiggrós – Carlos Cullén –  Fernando Lázaro – Hernán Ouviña

En el marco del ciclo de charlas “Práxis en Diálogo, por una Educación Pública y Popular”, el viernes 1  de septiembre se llevó a cabo el 5° Conversatorio. En esta ocasión, el tema propuesto fue “Educación Popular y América Latina”. El panel estuvo conformado por la Doctora en Pedagogía Adriana Puiggrós; el Filósofo y Profesor Carlos Cullén; el Doctor en Ciencias Sociales Hernán Ouviña, y Fernando Lázaro, miembro fundador de CEIPH y doctorando en Pedagogía. La moderadora de la mesa fue Andrea Zilbersztain, docente del Bachillerato Popular IMPA.

La charla coincidió con la fecha en que se cumplía un mes de la desaparición de Santiago Maldonado, y con la concentración en Plaza de Mayo para reclamar al Estado su aparición con vida. Los panelistas manifestaron venir de la plaza, y sus exposiciones estuvieron atravesadas por la figura de Santiago y la responsabilidad del Estado en su desaparición. Hernán Ouviña, tomando declaraciones de familiares de Maldonado, propuso pensar a Santiago como estudiante, y al pueblo mapuche como “educador colectivo”, entendiendo que la educación va mucho más allá de la práctica escolar. En este sentido, Ouviña planteó la necesidad de pensar a la Educación Popular en tiempos previos a la conquista, afirmando que “naturaleza también es cultura”, y que Freire “tardíamente reconoció que existían otras oprimidas: la tierra y la mujer”. El politólogo criticó la propensión academicista de estudiar con mayor profundidad la historia Europea (“sabemos mucho sobre la Revolución Rusa y la Comuna de París”), y  parafraseando a José Martí, llamó a “conocer nuestras Grecias”, a hurgar en la historia de Nuestra América para acercarnos a nuestras raíces de democracia y participación popular.

“Hay que romper con las dicotomías: tenemos que hacer más popular a la educación pública, y más pública a la educación popular”. Para ello, dice Ouviña, los protagonistas “debemos despojarnos de los prejuicios con que cargamos: que la educación pública sólo es reproductivista; que la educación popular sólo se relega a la informalidad”; y apuesta a una “Pedagogía de la Articulación”, que convoque al diálogo. En este sentido, destacó el “carácter biodegradable de nuestras organizaciones: dejar de ser, para poder ser más.”

Carlos Cullén abordó la “crisis de subjetividad, del sujeto pueblo.” Cullén sostiene que Nuestra América se encuentra inmersa en un proceso de “globalización excluyente”, que se expresa en un “miedo a quedar afuera” (del trabajo, del sistema educativo, del acceso a bienes tecnológicos y culturales), y que debemos ver cómo opera este temor en estudiantes y docentes. El filósofo hizo una distinción entre los conceptos de multiculturalidad e interculturalidad, que significa “aprender los unos de los otros”, y advirtió que “el saber se está transformando en un mero valor de cambio”, y que “acceso a la información no es sinónimo de conocimiento”. Según Cullén, la colonialidad del pensamiento único, está generando una “tendencia a una pérdida de conciencia histórica, o de la memoria, que significa encontrar sentidos que nos abran caminos nuevos.” “Lo que nos queda es resistir: abrir la posibilidad de convertirnos en agentes.” Y el papel de la Educación Popular en esta resistencia es el de “apostar a aumentar la potencia de actuar para resistir.”

Fernando Lázaro, en tanto, ensayó una síntesis de los objetivos que se trazan los bachilleratos populares: “los bachilleratos de nuestra organización retoman la tradición freireana, que apunta a la formación de un sujeto político, que ya no es exclusivamente ‘trabajador’, que ya no es exclusivamente formado para un mercado de trabajo. Para Lázaro, los bachilleratos “no plantean adaptar al sujeto a los marcos de la sociedad capitalista. Intentamos construir un sujeto político que tenga las mismas herramientas que las clases dominantes para comprender el mundo en el que están insertos, pero que también pueda trascender dichas relaciones, es decir, que pueda interpelar desde su lugar las relaciones de opresión que nuestra sociedad impone.” El referente de la organización impulsora de los bachilleratos populares, planteó la necesidad de “pensar nuestras acciones de una pedagogía crítica popular que esté ubicada en una óptica más amplia que la enseñanza en el aula, o la educación popular que se lleva a cabo en la comunidad. Definiéndola como el trabajo de una dialéctica sistemática de la pedagogía, que se organiza en torno a una filosofía de la praxis. Aquí la dialéctica implica un proceso de comprensión y reconocimiento mutuo; un movimiento entre una visión de la realidad, y un método de análisis. Teoría y práctica son contradicciones en una unidad donde se complementan, definen y se implican mutuamente. El objetivo entonces es una pedagogía crítica popular que reúna el saber y el hacer, las palabras y los hechos.”

En tiempos de avanzada neoliberal en nuestro país y en América Latina, Adriana Puiggrós manifestó la necesidad de “leer la historia”. Hay que leer la historia, dijo, “para tomar distancia, y entender que no hay ‘fin de la historia’. Hay futuro posible, pero hay que construirlo, y en esa construcción el elemento pedagógico es muy importante.” La ex diputada nacional, sostiene que “este elemento pedagógico está en cuestión. Nos encontramos con que nos roban el discurso: en esta nueva reforma que comienza en algunas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, y que el año que viene se va a extender en todo el país, si uno la lee se da cuenta de que el lenguaje que usa es el nuestro (van a formar ‘alumnos críticos’). Nos roban el lenguaje para incluirlo en una historia que es vieja. Porque cuando Esteban Bullrich dijo ‘vamos a hacer una nueva campaña al desierto’, lo dijo con memoria, no con nostalgia, lo dijo con memoria. Nosotros a veces nos ponemos nostalgiosos; ellos tienen la memoria de su clase social. Y después van y lo hacen: la desaparición de Santiago Maldonado es un hecho de la campaña al desierto.”

Ante las preguntas de los asistentes, Puiggrós destacó que la clave para la transformación educativa se encuentra en la formación docente, que “para volver más popular la educación pública”, es necesario una formación permanente. Y que en su formación, el docente debe capacitarse muy bien en su área, a la vez que debe reconocer la dimensión política de su labor educativa.

 

 

Cuarto encuentro: Género y educación

Dora Barrancos- Rita Segato – Lucía Waisntein

En el marco del ciclo de charlas “Práxis en Diálogo, por una educación pública y popular”, el lunes 21 de agosto se llevó a cabo el 4° Conversatorio, cuya temática refería a “Género y Educación”. El panel estuvo conformado por la antropóloga y feminista argentina Rita Segato; la socióloga, historiadora y feminista argentina Dora Barrancos y la integrante de la comisión de género de la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares Histórica (C.E.I.P.H.), Lucía Waisntein. La moderadora de la mesa fue Samanta López Collazo, docente del Bachillerato Popular La Pacha (CEIPH)

El conversatorio inició con una muestra teatral creada por estudiantes del Bachillerato Maderera Córdoba a partir de su participación en el Encuentro de Mujeres del 2016. Luego de ello comenzó su exposición Lucía Wainstein, intentando compartir las reflexiones sobre las prácticas que se llevan a cabo en las distintas instancias educativas públicas y populares de la organización (bachilleratos, primaria de jóvenes y adultos y profesorados) en torno a la problemática de género, de modo que se tornen significativas y que permitan visualizar posibles líneas de acción y de intervención.

La población de los bachilleratos proviene de los sectores populares, atravesada por violencias y opresiones múltiples, historias de vida en donde la “violencia” estructura los ámbitos de sus vidas”. Sin embargo, cuando algunas de estas violencias las estudiantes logran desnaturalizarlas, tematizarlas o problematizarlas, surgen nuevos horizontes de comprensión y de acción, habilitando el desplazamiento de la problemática del plano de la individualidad al de la lucha colectiva. Desde la práctica concreta como educadores/as populares, estas problemáticas forman parte del contenido de las distintas asignaturas y desde las acciones desarrolladas, en  el 2016, un grupo de estudiantes y docentes de la organización, y como parte del FBPCTA,  participaron por primera vez del Encuentro Nacional de Mujeres, vivenciando y resignificando la experiencia de la construcción colectiva como un horizonte de emancipación fundamental.  Otra línea de trabajo de la organización es la conformación de una comisión de género, formada por docente y estudiantes, que se dio el trabajo del armado de talleres para sus propios compañeros, poniendo en diálogo sus propias construcciones acerca de la problemática de género con otras miradas.

Siguió en su exposición Dora Barrancos quien sostuvo que en relación con la problemática de género en el sistema educativo es donde está la polea de trabajo. Si bien la familia también transmite formas estereotipadas de género, es en la escuela donde el Estado puede intervenir en la deconstrucción de la idea de que solo existen dos tipos de género. La autora manifiesta que la familia es un límite para la sociedad, no puede penetrar las paredes de la estructura familiar, sería utópico pensar que la sociedad puede atravesarla. Entonces la respuesta desde el Estado es la sociabilidad desde el sistema educativo, la sociabilidad desde los parámetros patriarcales. Esta construcción simbólica e histórica llamada “patriarcado” implica el acatamiento del cuerpo femenino como condición inexpugnable.  Es central pensar en estrategias de renovación curricular para la escuela. En ellas se reedita constantemente  el mandato fundante sobre el ser femenino y masculino. Y es allí donde se van a replicar las violencias.  No se trata de construir en un día nuevos formatos para entender la sexualidad y los géneros, este proceso requiere la sistematización en la formación de modo de desandar viejas estructuras y reconstruir otras nuevas. Romper estas cosmovisiones que introyectan en la mujer la idea de que es más amada cuanto más estereotipia hay. La educación necesita orientar sus prácticas  hacia el mantenimiento de los derechos conquistados. Respetar los derechos a la otredad es la libertad. Esto debería formar parte de la currícula hoy en las escuelas.

Rita Segato inició su exposición afirmando que la escuela posee dos tipos de colesteroles: uno bueno y otro malo. El colesterol bueno tiene que ver con que es una institución que hace accesible la información, transmite información masivamente y produce un ambiente de personas con cierta empatía. El colesterol malo es  pensar a la escuela como el brazo armado del Estado. La escuela no ha asumido la responsabilidad de humanizar, sino de homogeneizar, disciplinar desde el autoritarismo. Si se piensa la problemática de género en la escuela surge la pregunta acerca de cómo aprender sin ser capturado por un género único. El problema de la diferencia en la vida escolar es casi indisoluble, y la problemática de género forma parte del problema de lo diferente. Lo diferente está destinado a ser el “otro” del sujeto universal de la modernidad, del sujeto escolar. Ese resto hace a la minoría por exclusión.  Lo central es el sujeto universal y el resto, lo diferente, son los de afuera.  La escuela genera algunos espacios de socialización más benignos, acepta la minorización de algunos grupos, pero al militar como minoría aceptan ese minorización. Su accionar sigue hegemonizado por el pensamiento moderno: se acepta la minoría porque se sigue pensando desde ese sujeto universal y todo lo que sucede dentro de la escuela son epifenómenos de la matriz de pensamiento moderno con la que la escuela trabaja y enseña.

El próximo conversatorio se titulará ¨Educación popular y América Latina¨ y será el día viernes 1 de septiembre a las 18:30 hs. Contará con la presencia en el panel de Adriana Puiggrós, Carlos Cullen, Fernando Lázaro y Hernán Ouviña.

 

Tercer encuentro: Derechos Humanos y Memoria Histórica

Adolfo Pérez Esquivel – Ezequiel Alfieri

El 10 de agosto tuvo lugar el tercer conversatorio organizado por la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares Histórica (CEIPH) en la empresa recuperada IMPA, que se tituló “Derechos Humanos y Memoria Histórica”. Alrededor de 300 personas, organizaciones sociales y sindicales se nuclearon en el teatro Nora Cortiñas, que tiene lugar en las instalaciones de la fábrica.

Pasadas las 19 horas, luego de las palabras de bienvenida de la moderadora Carla Grossi (integrante de la CEIPH), compañerxs de Pepsico fueron invitados a tomar la palabra, y allí comentaron la situación que están atravesando, tras los despidos y la represión sufridos recientemente, y expresaron su agradecimiento a toda la comunidad y al campo popular por el apoyo recibido en este tiempo.
Acto seguido, se pasó un video grabado especialmente para esta ocasión en el que Osvaldo Bayer (quien no pudo estar presente por problemas de salud) dedicó unas palabras a todxs lxs presentes: “las palabras igualdad, las palabras libertad, esas tenemos que hacerlas siempre surgir”. También, llamó a unir las palabras libertad, amistad y solidaridad y a juntarse, a organizarse, a proyectar el futuro de manera conjunta.

Luego tomó la palabra Ezequiel Alfieri, miembro fundador de la CEIPH, quien historizó el proceso de creación de los bachilleratos populares y luego se adentró en las características
de lxs sujetxs que pueblan actualmente sus aulas, así como también el escenario actual de violencia institucional y de criminalización que sufren en estos tiempos, haciendo
énfasis en la necesidad de potenciar el trabajo colectivo entre docentes y estudiantes en búsqueda de soluciones conjuntas a los problemáticas sociales.

Por último, habló Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y fundador de la SERPAJ, quien, entre otras reflexiones, se permitió plantear la necesidad de la profundización de la Educación Popular, como herramienta al servicio de los pueblos para su liberación, así como también realizó un llamamiento a construir organizadamente la esperanza, la lucha “que nos demanda un gran esfuerzo. Los militantes tienen que tener la capacidad al interior de sembrar las certezas y seguir andando”. Los derechos humanos -culminó su disertación- deben estar al servicio de la transformación de las relaciones sociales injustas que nuestro pueblo está sufriendo.
Para finalizar, se anunciaron los próximos conversatorios programados:

Lunes 21 de agosto: ¨Género y Educación¨ con la presencia de Rita Segato, Dora Barrancos y Lucía Wainstein (de la comisión de género de la CEIPH).

Viernes 1 de septiembre: ¨Educación Popular y América Latina¨, con la presencia confirmada de Adriana Puiggrós, Carlos Cullen, Fernando Lázaro y Hernán Ouviña.

 

 

Segundo Encuentro Los desafíos de la era actual. 

Tenti Fanfani – Claudia Korol-  Fernando Santana

El lunes 12 de junio tuvo lugar en IMPA el segundo conversatorio de nuestro ciclo Praxis en diálogo: por una educación pública popularLos desafíos de la era actual. En esta oportunidad contamos con la presencia del sociólogo Emilio Tenti Fanfani, el miembro fundador de la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares Histórica (CEIPH) Fernando Santana y la educadora popular, referente feminista e integrante de Pañuelos en Rebeldía Claudia Korol. El encuentro fue moderado por Ricardo Homzi, del Bachillerato Popular Maderera Córdoba.

“El conocimiento es un capital estratégico que no se reparte y tiene que haber un Estado que lo garantice”, afirmó Tenti Fanfani y profundizó que aquella persona que está excluida del conocimiento no es necesariamente consciente de esta situación.

Por su parte, Santana mencionó la importancia de consolidar lo que ya existe y de transformar la conciencia del pensamiento mediante una acción colectiva y pedagógica y que el espacio sea el educador. Expuso la necesidad de que las organizaciones sociales tomemos en nuestras manos la cuestión educativa interpelando al Estado para exigirle el reconocimiento de lo que hacemos mediante el diálogo como herramienta de construcción y transformación. “La educación cambia a los hombres que van a cambiar el mundo. Hay que recuperar el sentido emancipatorio que tiene el acto educativo y saber que no se puede lograr nada desde la soledad”, subrayó.

En tanto, Korol manifestó que un pueblo no lucha si no hay esperanza de que puede haber transformación y que el desafío es descolonizar, desmercantilizar y despatriarcalizar la educación. “Parte de los desafíos de este tiempo es construir la esperanza que surge de nuestra historia como pueblos”, concluyó la integrante de Pañuelos en Rebeldía.

 

 

 

 

 

 

 

Primer Encuentro.  América Latina en la Encrucijada

Frei Betto- Atilio Boron

Gracias Barricada TV

Con el objetivo de construir puntos a seguir y debatir sobre la coyuntura en nuestro continente, el lunes 29 de mayo en la fábrica recuperada IMPA tuvimos el orgullo como organización (CEIPH) de inaugurar nuestro ciclo de Conversaciones Praxis en diálogo: por una educación pública popular junto a más de 500 personas, entre quienes se destacó la presencia de Mirta Baravalle, de Madres de Plaza de Mayo-Línea fundadora. La actividad inaugural fue organizada junto con la Fundación Germán Abdala y el CEFMA (Centro de Estudios de Formación Marxista Héctor P. Agosti) y recibió el nombre de “América Latina en la encrucijada”.

Este primer encuentro de un ciclo de charlas, arrancó con la presencia del teólogo de la liberación brasileño Fei Betto y el sociólogo argentino Atilio Borón, quienes expusieron la problemática actual en educación, trabajo y movimientos sociales.

Tanto el teólogo de la liberación brasileño, autor de Fidel y la religiónEsa escuela llamada vida, entre otras obras, como el sociólogo argentino coincidieron en que es falsa la idea del fin del siglo progresista, pero resaltaron la importancia de rescatar la organización popular y la importancia de desarrollar herramientas pedagógicas para luchar contra la ofensiva cultural del neoliberalismo.

Frei Betto, quien lideró el Programa Hambre Cero, que permitió rescatar de la pobreza a decenas de millones de brasileños y brasileñas, aseguró que es un momento de crisis pero no de desesperanza.  Hay que evaluar la estrategia, el trabajo popular, la manera de conducir nuestras políticas porque no basta estar en el gobierno y hacer políticas sociales. “Hay que hacer pedagogía liberadora para que la gente pase de una conciencia biológica de su vida a una conciencia política e histórica, para que asuman  la responsabilidad del momento histórico”, manifestó.

Por su parte, Borón negó contundentemente la idea del fin del ciclo progresista “que está apoyada en tres países, Argentina, Brasil y México, que se caen a pedazos” y esperanzó con la idea de que los ciclos de lucha son interminables a pesar de que se esté en una fase de meseta o incluso de regresión.

Este fue el primer encuentro que realizaremos durante todo el año con distintos referentes emblemáticos en la lucha de movimientos sociales. Desde CEIPH proponemos seguir organizándonos para dar batalla y los invitamos al próximo encuentro que será el 12 de junio a las 19 hs, también en IMPA. Contaremos con la presencia del politólogo y especialista en Sociología de la Educación Emilio Tenti Fanfani, el miembro fundador de la CEIPH, Fernando Santana, y la educadora popular, referente feminista e integrante de Pañuelos en Rebeldía, Claudia Korol.

FacebookTwitterWhatsAppCompartir